Manuel Rodríguez Martín

Director General de ADItech Corporación Tecnológica

Manuel Rodríguez Martín

Ciencia, Tecnología e Innovación, claves del éxito en el Desarrollo Económico

El año 2016 nos trae viejos nuevos retos. Por un lado los mecanismos públicos de financiación europea de I+D+i, como el programa H2020, están cada vez más focalizados en la generación de riqueza. El nuevo Plan Tecnológico del Gobierno de Navarra, con una dotación de 45 millones de euros, construido en base a una estrategia de especialización regional acertada, deberá convertirse en un instrumento de apoyo fundamental al desarrollo de tecnología y productos de las empresas. En este contexto, es una necesidad para todas las administraciones el uso eficiente y selectivo de esos recursos públicos empleando únicamente criterios de éxito.

Para arrojar luz sobre esos criterios es conveniente descender al significado básico de los conceptos. Tecnología es el uso de la ciencia, o del conocimiento que es ciencia y experiencia dentro del cerebro de una persona, para resolver un problema de la humanidad. Al proceso de encontrar la solución se le llama invención y es eminentemente práctico. La innovación trata de organizar acciones y recursos para vender en el mercado nuevas soluciones que resuelvan los problemas de los clientes, habitualmente conocido por comercialización. Conocimiento y venta a clientes son los ladrillos con los que se construyen tecnología e innovación.
Sea cual fuere el mecanismo de selección es seguro que debe reforzar dos procesos básicos: invención y comercialización. “La mercadotecnia y la innovación producen beneficios, lo demás son costes (Peter F. Drucker)”.

Luego tiene que haber un cambio de paradigma a la hora de buscar una selección eficaz de las ayudas públicas. No sólo se trata de financiar la inversión en I+D, que genera conocimiento y por ende posibilita la invención, se trata de focalizar la ayuda en aquello que se puede vender a un cliente. ¿Qué palancas es posible mover a la hora de afianzar la posibilidad de una venta acelerada? Sin tener más valor que el enunciativo: la compra pública innovadora, los fondos de inversión corporativa de grandes empresas tractoras con implantación en mercados globales, el uso de conocimiento de mercado y la experiencia en las mejores prácticas, el fomento del intraemprendimiento, la innovación abierta buscando la invención y el talento donde surjan y aplicando los medios de desarrollo tecnológico donde estén disponibles, poniendo énfasis en los sectores económicos emergentes.

¿Dónde están los recursos que permiten esa revolución? En la Universidad el conocimiento. En los Centros Tecnológicos los recursos para el desarrollo. En las grandes empresas la mercadotecnia y el acceso a las ventas globales. En la Administración y los grandes sectores empresariales la potencia de compras. En los fondos de inversión corporativa o las sociedades públicas de desarrollo, regionales y europeas, o los de riesgo y ventura privados están los recursos para invertir.
En estos nuevos tiempos los organismos que generan esa conexión trasversal entre sectores y funciones del sistema económico pueden jugar un papel clave, y ADItech es un ejemplo de ello. Ciencia, Tecnología e Innovación no deben incentivarse por separado si el fin último es tener un desarrollo acelerado. Hay que gestionarlos como un todo, haciendo que la información fluya desde los que pueden aportar ventajas competitivas a partir de la invención y apoyados por instalaciones de ensayo y medios de diseño excelente, pero además siempre guiados por la necesidad de traslación rápida al mercado para generar riqueza. La unión de Universidad, Centros Tecnológicos y Empresas en una comunidad de interés, apoyados por la inversión pública selectiva puede dar respuestas a esta demanda. En la Comunidad Europea este tipo de iniciativa se conoce como KICs (Knowledge and Innovation Communities). Desde 2010 se han creado cuatro con carácter sectorial: cambio climático, tecnologías de la información, salud e innovación en generación energética, y uno de carácter transversal: materias primas. Están en trámites de selección dos nuevos candidatos: alimentación y manufactura avanzada.

Universidad+ADItech+Sodena+Empresas contienen todos los mimbres para ser una “KIC” regional: un organismo de inversión público-privada, con conocimiento transversal de tecnologías y productos-mercados, con recursos de investigación y desarrollo propios, que identifique oportunidades y apoye de forma selectiva proyectos empresariales para mejorar el empleo y la riqueza de Navarra. Ese es nuestro reto para 2016.

Etiquetas: